Jairo Anibal que estás en los cielos...

Jairo Anibal Niño dedicó toda su obra a los niños.foto.cortesía:elespectador

Entender esta lúgubre noticia, me cuesta un dolor en el alma. Me hacen recordar la fragilidad de la vida y comprender que sólo somos polvo de estrellas que se perderá en la inconmensurable infinitud del olvido que seremos.
Varias veces ví a Jairo Anibal Niño. Desde sus épocas de militancia. Cuando su poder creativo lo llevó a escribir obras de teatro bajo el imperativo singular de las circunstancias: había que escribir para dos personajes, dado que sólo había dos pasajes para dos actores y presentarla en un festival de teatro europeo.
De esa capacidad creativa era Jairo Anibal Niño.
Colaboró escribiendo semanalmente fábulas divertidas de vampiros y aparecidos en la revista Cromos al final de la decada de los setenta y empezando los ochenta. Ojalá se rescatara hoy esa obra dispersa en las páginas de la revista en un libro.
Escribió varios guiones de cine.Uno fue llevado a la pantalla bajo la dirección de Ramiro Meléndez, se llamó El manantial de las fieras sobre el oscuro mundo del boxeo.Creo que quedaran inéditos varios como un guión de cine que se llama El siete colores, donde pone en escena creativa de las imagenes del cine, la vida tristemente célebre de un peón de las tantas violencias que han martirizado al país: La trayectoria delincuencial de Efrain González.
Con ese guión se ganó el primer premio de la convocatoria en los difíciles años de Focine, y fue vetado, porque según las directivas de la época, el argumento ponía el dedo en la llaga de cómo nos han contado la historia oficial. De cómo- en su versión- Efrain González fue una víctima más del establecimiento colombiano, de viejo cuño que tiene por lema que todo cambie para que todo siga igual...
Jamás se le oyó una mala palabra. Jámas se aprovechó de su investidura creativa para el provecho particular. Nunca escribió una novela, en el sentido de dar su versión de las cosas de su vida y del mundo. Prefirió no perder su alma de niño y escribirles a los niños fábulas llena de frases alegres, cargadas de ternura y de solidaridad. Por eso se ganó el Premio Enka con ese libro de lírica infantil que se llama Zoro.
Y de ahí en adelante sólo tuvo su pluma para los niños.
Siempre diré que el mejor homenaje a la memoria de un escritor que nos deja, es seguirlo leyendo en su obra donde pervivirá siempre entre nosotros, en nuestros corazones con el encanto de su imaginación en sus textos.Para empezar la muestra este botón:

Fábula
Y los ratones hicieron una alianza y la serpiente de cascabel le puso el cascabel al gato.

Tomado de Puro pueblo, cuentos. Carlos Valencia Editores, Bogotá, Colombia, 1979. 82 páginas.

Otro de sus textos en invencionaria
Murió Jairo Anibal Niño

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada